Tónico de Cúrcuma Fermentada


La cúrcuma es como un bálsamo dulce para cualquier inflamación, problemas auto-inmunes o un estómago comprometido. También la ciencia nos dice que la cúrcuma tiene baja biodisponibilidad y requiere de un tracto digestivo muy sano para poder convertir el ingrediente activo (su pigmentación amarilla) en una forma que podamos aprovechar todo los beneficios que aporta.

del recetario de Barbara B. Powers
Ingredientes: 

5 a 7 pulgadas raíz de cúrcuma con todo y cáscara cortada en cuadritos, aproximadamente ½ a ¾ taza
5 a 7 granos de tamarindo o 2 cucharadas pasta de tamarindo
El jugo de 2 limones o limas y un poco de su cáscara
½ taza de miel cruda (sin pasteurizar)
8 tazas agua filtrada

Preparacion: 
  • Colocar la raíz de cúrcuma en un recipiente hondo agregando 4 tazas agua, calentando hasta hervir sobre fuego medio. Hervir durante 20 minutos o hasta que el agua tome un color intenso dorado-amarillo.
  • Mientras hierve la cúrcuma, preparar el tamarindo retirando su cáscara, colocando el fruto en cazo con un poco de agua sobre fuego bajo y cociéndolo hasta que se disuelva a una consistencia como jalea.
  • Cuando la semilla haya salido del fruto, dejar enfriar la mezcla, luego pasarlo por un cedazo, removiendo la semilla y cáscara que haya quedado, creando una pasta.
  • Cuando esté lista el agua con la cúrcuma, agregar suficiente agua fría para bajar la temperatura a tibia. Procesar vigorosamente hasta licuar la cúrcuma cocida.
  • Agregar la pasta de tamarindo y procesar de nuevo.
  • Agregar el jugo de limón, un poco de su cáscara y la miel y procesar nuevamente.
  • Agregar suficiente agua fría hasta completar 8 tazas de líquido.
  • Distribuir la mezcla ya procesada entre pequeños frascos de vidrio con tapas, dejando 1 a ½ pulgada de espacio vacío en la superficie.
  • Fermentar a temperatura ambiente durante 2 a 3 días en el verano y de 4 a 5 días en invierno y refrigerar. Durará 1 semana en el refrigerador sin volverse vinagroso.


    La miel gradualmente se fermentará dejando su sabor, pero no dulce. Cuando esté listo el tónico para tomarse, menear para distribuir los sólidos, o pasar por un cedazo antes de beberlo si se prefiere un líquido claro. Variaciones: Agregar un poco de raíz de jengibre o utilizar te de tulsi (albahaca sagrada) en lugar de parte del agua.